Inglés Italiano

Editorial

(Carlo Forni – Editor en jefe)

Salvimar boquillas de dos longitudes

Cuando hablamos de seguridad aplicada a la pesca submarina, el tema más debatido y en el que aún no se ha consensuado un acuerdo definitivo, es: el ascenso desde la inmersión con o sin boquilla. Transcurridos muchos años desde que naciese el buceo, ¿qué opción es la más segura? Incidimos de nuevo en el debate, y en esta ocasión de la manera más cuidadosa y analítica posible, de la mano de los expertos indiscutibles en la pesca en apnea, tanto ayer como hoy. Aquellos que están firmemente convencidos de la utilización del tubo durante el ascenso desde que se sumergen.
Gabriele Delbene, poseedor del récord mundial de “Abyssal Spearfishing”, (62.4 metros) con su “Maniobra de Ascenso Global” (MAG), desde principios de los ’90, ha estado luchando por subrayar la importancia de ascenso utilizando el tubo hasta alcanzar la superficie.
Nuestra voluntad no es polemizar, sino todo lo contrario. Intentar ser constructivos. Analizar nuevamente un tema tan importante como es éste, para no olvidarlo.
Consideramos que esta exposición puede resultar esencial, y por tal motivo, nuestro equipo editorial de Apneapassion se ha implicado al máximo.
!Si conseguimos colaborar a la hora de salvar una sola vida, habrá valido la pena!

La maniobra de ascenso global

(por Gabriele Delbene)

Inhale por la nariz cada dos segundos durante el ascenso y relájese exhalando suavemente en la boquilla a 30 cm de la superficie. En pocas palabras, esta es la práctica simple de la «Maniobra de ascenso global» o MAG.

Esta maniobra de seguridad aumenta la apnea en el momento más crítico, el ascenso, y también ofrece una posibilidad real de recuperarse de un posible síncope, puesto que nos permite respirar con el tubo mientras flotamos. Estadísticamente resulta ser la situación más común.
Es un hábito natural de simple aprendizaje y ejecución, siendo utilizado muy a menudo, incluso sin darse cuenta, por los pescadores más expertos.
Comencé a comprender las ventajas que suponía esta maniobra en 1989, cuando un conocido “pescasub” me habló de un episodio iluminador que eliminó cualquier duda sobre cómo usar el tubo mientras pescaba.
En aquel momento, aunque prevalecía la regla de la boquilla, también estaba muy de moda ventilar con la boquilla separada de la correa y luego sostenerla en la mano o ponerla en el cinturón durante toda la inmersión. Este excelente apneísta que pescaba en soledad me dijo que se había despertado de un síncope al menos a cien metros de la boya.
Estaba pescando a mucha profundidad y se dio cuenta de que tendría grandes dificultades para ascender. Entonces sufrió el síncope.
A partir de la reconstrucción de los hechos, el síncope sucedió a pocos metros de su llegada a superficie, y por inercia, tomó aire con la boquilla inundada y flotó debido a la flotabilidad positiva, permaneciendo durante todo el tiempo del paro respiratorio en posición vientre abajo y con la boquilla en la boca. Tras la reanudación involuntaria de los estímulos respiratorios, nuestro superviviente primero tragó unos pocos centímetros cúbicos de agua de mar (solución prácticamente fisiológica) contenida en la boquilla, pero luego también aspiró un volumen de aire muy importante que lentamente le devolvió la conciencia.
De esa historia, entendí que nunca volvería a quitarme la boquilla durante un descenso y posterior ascenso.
Éste fue el pilar básico de mis consideraciones sobre MAG.
Como resumí en la introducción, un aspecto básico del MAG es respirar el aire de la máscara por la nariz, y el otro es el vaciado facilitado por la boquilla. Ahora analizaremos la primera fase con más detalle.

Fase 1: la recuperación del aire de la máscara

La MAG se divide en dos fases. La primera es la recuperación de aire de la máscara y la segunda es la exhalación.
En la primera fase, simplemente tendrá que respirar por la nariz cada dos segundos durante el ascenso, algo muy similar a lo que hace un niño cuando está resfriado. Pero, ¿por qué hacer esto y qué ventaja supone?

Gabriele Delbene Manovra Globale di Risalita fase 1

Durante los primeros segundos del descenso, nos vemos obligados a compensar la máscara para evitar el famoso efecto de succión. La presión superficial es de una atmósfera y aumenta en una atmósfera cada diez metros de profundidad.
Este hecho significa que al volumen promedio inicial de una máscara cuantificable en aproximadamente 150 centímetros cúbicos (Lea: la Super Prueba de las máscaras), debemos agregar otros 150 centímetros cúbicos cada 10 metros de profundidad, soplando dentro, de lo contrario la máscara se aplastaría sobre nuestro rostro. ¿De dónde proviene el aire introducido en la máscara y qué características tiene? Sabemos que el espacio de aire entre la boca y los bronquios recibe al menos un litro de aire. También sabemos que los intercambios gaseosos tienen lugar en los alvéolos pulmonares, la mayoría de las ramas capilares de los bronquiolos donde se produce el contacto con la sangre.
Luego, en el área traqueo-bronquial, en los primeros segundos de apnea se estacionará aire oxigenado rico, el último que se ingresará durante la inhalación forzada final, y que aún no se ha movido, mezclado, ni ha sido «trabajado» por los intercambios.
Durante el descenso, esos 35/40 segundos que tardará el apneísta en alcanzar los 30 metros, se moverán 150 cc por litro de aire. Por lo tanto, en la máscara habrá 600 cc (150 iniciales más 450 debido a nuestras bocanadas) de aire reducido a una cuarta parte de su volumen, lo que permite que esa cantidad mantenga la forma de la máscara sin cambios.
En la parte inferior, los intercambios gaseosos continúan entre las moléculas de aire atrapadas en los alvéolos. También hay un depósito sanguíneo conocido como “cambio de sangre”.
Una gran masa de sangre fluye y se estanca en la circulación pulmonar que tiene una función protectora contra el aplastamiento, pero que con su acción hidroneumática contribuye, junto con el inicio de las contracciones diafragmáticas, a mezclar el aire alveolar, rico en ese momento de CO2, (anhídrido carbono) con el oxigenado que se encuentra entre la boca y los bronquiolos.
Sin embargo, de esta mezcla queda excluido el volumen de aire contenido en la máscara, que incluso está comunicado con todo lo demás, convirtiéndose en un espacio sustancialmente aislado.
De hecho, la comunicación entre la máscara y los espacios aéreos internos está garantizada por el conducto que fluye hacia las fosas nasales, un “cuello de ganso” tortuoso y estrecho que dificulta los flujos espontáneos. Imagine un apartamento con calefacción: si abre una ventana desde donde entra el aire frío, las primeras habitaciones que se enfriarán serán aquellas con las puertas abiertas y más tarde las que tengan las puertas entreabiertas.
En el ascenso sucede que la presión disminuye rápidamente y, por lo tanto, el aire en la máscara cuadruplicaría en cuatro segundos su volumen hasta la superficie. De no recuperarlo voluntariamente moviéndolo hacia los pulmones, simplemente saldrá de la máscara y lo perderemos. De hecho, sin una acción principalmente voluntaria, el aire tenderá a subir y resultará más fácil superar la débil resistencia en la salida ofrecida por la máscara que regresar a través del estrecho canal en forma de “cuello de ganso” que comienza desde las fosas nasales.
Al observar a algunos pescadores submarinos menos experimentados, será fácil identificar la dispersión en forma de un largo rastro de micro-burbujas que salen de la máscara desde el momento en el que se “despega” del fondo hasta su llegada a la superficie.
Si sumamos todas esas micro-burbujas perdidas obtendremos medio litro de aire. Es exactamente como si estuviéramos exhalando ligera y constantemente durante el ascenso.
Intente observar desde hoy los videos de los campeones de pesca durante los ascensos y los de los pescadores submarinos menos experimentados. Verá que los primeros rara vez dispersan aire. Así pues, aquellos que no lo recuperan están “perdiendo” el equivalente a casi medio litro de aire que, en una persona mediana, representa entre el 10% y el 15% del total de su suministro de aire.
Si aceptamos el concepto de que el mayor suministro de aire y, por lo tanto, de O2 (oxígeno) tiene un papel proporcional durante nuestra apnea, desde el punto de vista teórico, también el tiempo total de apnea probablemente perderá casi los mismos porcentajes. Por lo tanto, potencialmente una apnea de un minuto y medio, realizada a 30m de profundidad con recuperación de aire podría ganar unos 10 de esos 90 segundos, aumentándola a un minuto y 40 segundos.

Gabriele Delbene abisal corvina

La ventaja en el momento crítico

¿Pero esos segundos ganados cuándo están disponibles?

Aquí radica una de las grandes ventajas de la maniobra de ascenso global; de hecho, esta ganancia ocurre en el momento crítico por excelencia, los últimos segundos del ascenso. La sensación de bienestar repentino que ocurre unos segundos después de haber comenzado a «respirar» por la nariz después de separarla del fondo es inconfundible para quienes la practican. También podría explicarse por el hecho de que tardaremos unos segundos durante las contracciones diafragmáticas para volver a mezclar el aire puro, ricamente oxigenado proveniente de la máscara, que lentamente conseguirá el lugar de lo que hasta ahora se echaba a perder en el interior de los alvéolos.
Unos segundos adicionales para permitir que este suministro llegue a los alvéolos y luego unos segundos más para que el O2 se propague y llegue al cerebro.
Para tratar de dar una explicación fisiológica, puedo suponer que en el ascenso sólo el fallo instantáneo e inverso del depósito de la sangre forma un «estancamiento» sanguíneo que, según la ley de Boyle, creará una mayor sobrepresión inter-torácica funcional para la continuación de los intercambios de gases contra el gradiente osmótico teórico.

Fase 2: exhalación simplificada sin esfuerzo respiratorio

Es la siguiente fase si la exhalación simplificada acontece a unos 20 \ 30 cm de la superficie. Consiste simplemente en relajarse exhalando suavemente, manteniendo la boquilla en los labios.

En este caso, nos separaremos de la superficie, nos retiraremos voluntariamente y saldremos al aire voluntariamente. Esto no implicará NINGÚN ESFUERZO EXPIRATORIO, sólo abandono y relajación. De hecho, nuestra acción voluntaria nos mantendrá en esta condición de inhalación forzada. El aire se transfiere a la boquilla, se expande expulsando el agua del exterior. El flujo de aire al comienzo de la exhalación es ligero y controlado. El gran volumen se soldará una vez que llegue a la superficie para completar la exhalación. Por lo tanto, nos encontramos flotando con un tubo libre sin haber realizado NINGUNA CONTRACCIÓN MUSCULAR ADICIONAL (esfuerzo espiratorio).
Recuerdo que la técnica más antigua suponía alcanzar la superficie y luego soplar el agua aún presente en la boquilla con fuerza, que, ahora en gravedad, tenía que superar un cierto peso para ser expulsado. Este esfuerzo podría marcar la diferencia entre permanecer consciente o provocar el síncope en la fase más crítica. Era fácil de entender cuando todo esto ocurría observando y también escuchando, a un apneísta en superficie.
Si pudiéramos ver una bocanada de agua vertical, sería similar a la de un cachalote acompañado de un ruido inconfundible seco y su posterior expulsión.
Más tarde, tomaremos la decisión en función del exterior, eliminar el agua exhalando con la ayuda de la boquilla.
Esta solución sólo ofrece ventajas para los apneístas. Estos saben que normalmente entrenan en grupos, siempre contando al menos con la presencia de un compañero listo para intervenir. El tubo respirador tiene una fricción en movimiento durante las apneas de larga duración y constituye un obstáculo. Además, pueden perder el contacto visual con la observación continua del entorno, un aspecto que es realmente importante para ubicar posibles capturas por parte de los pescadores submarinos.

Pesca en parejas con un solo fusil

Es necesario reiterar que la pesca por parejas, utilizando tan solo un fusil e incluyendo la exhalación completa, es la ÚNICA FORMA INFALIBLE DE PREVENCIÓN en los resultados obtenidos del estudio en accidentes sincopales. También debemos evitar “objetivos peligrosos”, si nuestro compañero favorito puede no está con nosotros ese día.
Desde un punto de vista educativo, es obvio que los cursillos de pesca submarina actuales recomiendan la pesca en parejas con un único fusil cargado.
No obstante, no debemos obviar la realidad.
Si somos sinceros, ¿cuántos son los que adoptan la pesca real en pareja con un solo fusil para reducir el riesgo?
Siendo generosos, digamos un 5% del total. Pescar solos o separados es lo habitual, un error muy humano pero extremadamente frecuente que nos puede costar la vida.

Estudiemos pues un caso real.

Un pescador solo, tras el ascenso está flotando en superficie tras un síncope y después de unos segundos de desmayo. Un estímulo involuntario para respirar lo empujaría un inhalar profundamente. SÍ, PERO SÓLO Si en ese momento se ha mantenido el instinto de supervivencia y la lucidez para poder respirar. Existen indicios, pistas que abandonamos y que sirven para flotar boca arriba en la posición clásica de “hacer el muerto”. Debemos ser conscientes, el síncope es traicionero. A menudo llega incluso unos segundos después de que se haya producido nuevamente la posición de ventilación.

Posibles escenarios en el accidente sincopal

En este punto hay 3 escenarios posibles.

ESCENARIO 1: SIN UNA BOQUILLA y, por lo tanto, con “boca libre”, falta la función de la boquilla para mantener la comunicación entre la boca sumergida y el aire, el buzo inhala solo agua que inunda los pulmones y sin flotabilidad. El apneísta se hunde irremisiblemente o, en todo caso, si tuviese una flotabilidad muy positiva, se ahogará en la superficie.

ESCENARIO 2: CON LA BOCA INUNDADA (Aproximadamente el 5% de los casos hipotéticos) El deportista por inercia llega a la superficie, flota boca abajo, un equilibrio forzado de sus extremidades, incluso si se desmaya unos metros más abajo, exhala y por lo tanto inunda sólo el tubo respirador.
Esto se debe al hecho de que el bloqueo respiratorio asociado con el reflejo faríngeo glótico retira la lengua y cierra temporalmente la glotis mientras que la posición boca abajo impide el acceso del agua hasta que llega el momento del estímulo involuntario, lo que ocurre en la fase inconsciente después de unos segundos. En ese momento, el pesca-sub inhala unos pocos centímetros cúbicos de agua presente en el tubo y en la boca, pero también una gran cantidad de aire que le da la posibilidad de recuperarse solo, como explicamos en el episodio descrito en la introducción.

ESCENARIO 3: CON BOCA VACÍA (95% de los casos hipotéticos), es también estadísticamente el más frecuente de los escenarios.
El buzo está flotando, a veces incluso varios segundos después de resurgir, la boquilla bien mantenida en posición por los dientes está completamente vacía, la boca no se inunda porque se comporta como un vidrio colocado verticalmente en la parte inferior girada hacia arriba. Cuando los estímulos involuntarios se reanudan, comienza a respirar en silencio, volviendo a la conciencia después de unos segundos.

Conclusiones

La enseñanza en la apnea y en la pesca submarina es muy diferente.
Actualmente, incluso a los pescadores que se han entrenado siguiendo cursos de apnea se les recomienda usar el tubo, pues resulta muy peligroso no tenerlo en la boca. Hay docenas de casos de personas que han despertado pasado el síncope sólo porque han mantenido las vías respiratorias en comunicación con el aire. Desde los años 90, he estado enseñando la Maniobra de Ascenso Global por mi experiencia personal aplicada a la pesca submarina e incluso uno de mis alumnos, Fulvio Mancaruso, se ha salvado de una muerte segura usando el MAG.
Ha llegado el momento de cambiar los protocolos de la otra enseñanza frente a la evidencia reportada por los estudios de estos casos y sus posteriores deducciones.
Junto con 8 médicos, realizamos un experimento científico sobre la maniobra que no pudo encontrar ningún defecto en las hipótesis avanzadas. La misma recuperación de aire de la máscara ascendente ha sido criticada por la enseñanza de la Apnea Academy, aunque me complace especialmente que actualmente también se enseñe en sus cursos.
Creo que la enseñanza del uso del tubo respirador para los pescadores debe revisarse con la disposición de escuchar y la experimentación que se utilizó para adoptar la fase 1 del MAG, la recuperación del aire de la máscara en el ascenso utilizado en el descenso para compensar.

El gran ascenso deportivo de campeones con la técnica del tubo respirador

(por Carlo Forni)

La maniobra de ascenso global MAG es muy interesante y las explicaciones de Gabriele Delbene son suficientemente convincentes, aunque un deporte de alto riesgo como la pesca submarina no necesariamente se debe basar en la experiencia y las consideraciones de un único atleta, pese a ser un experto en pesca profunda, subcampeón en el equipo mundial de 2002 y subcampeón en el equipo europeo en 1999, poseedor de records de “Abyssal Spearfishing”, graduado en ciencias de la osteopatía y en ciencias motrices, y por tanto con un profundo conocimiento médico, aparte de haber sometido su conocimiento y teoría a 8 médicos.
Queríamos ir más allá y consultamos entre los mejores campeones internacionales de ayer y de hoy en el mundo de la pesca submarina, para analizar su técnica de ascenso: José Amengual, Pedro Carbonell, Jody Lot, Oscar Cervantes, Daniel Gospic, Giacomo De Mola, Stefano Bellani y Riccardo Molteni. Todos reconocieron firmemente la importancia de usar la boquilla durante el ascenso para mayor seguridad.
Leeremos los comentarios de algunos de ellos y disfrutaremos de una breve colección de videos con imágenes que muestran cómo todos sostienen la boquilla en la boca durante la fase de ascenso y utilizan la fase 2 de la Maniobra de Ascenso Global.
Esperamos que estas evidencias y testimonios deportivos ayuden a reabrir el tema del entrenamiento de seguridad en la pesca submarina, destacando las diferencias importantes en comparación con el buceo libre puro.
No obstante, siempre estaremos aquí para dar voz también a aquellos, entre campeones y maestros, a quienes les gustaría resaltar que de alguna manera, apoyan la no utilización del tubo respirador en el ascenso (carlo.forni@apneapassion.com).

Pedro Carbonell: 3 veces campeón del mundo y 4 veces campeón individual de África

Pedro Carbonell con la boquilla que libera el aire a unos pocos centímetros de la superficie.

«Nadie realmente me dijo que pescara con la boquilla en la boca, pero siempre lo hice, es casi instintivo, natural. Por cierto, debo decirlo, nunca tuve un síncope, sí una “taravana”, pero tenía junto a mí un bote de apoyo. Tenía entonces 19 años.
Conozco dos casos ciertos que, al usar la técnica de la boquilla en la boca durante el ascenso, salvaron sus vidas. El primero, durante un campeonato, me dijo que se encontraba a 200 metros de la boya, en un día con poca corriente, y por lo tanto estimó que había perdido el conocimiento durante al menos 20 minutos. El hecho de mantener la boquilla en la boca le permitió respirar nuevamente y no ahogarse. Esta solución le salvó la vida.
Otro caso fue el de un pesca-sub que me dijo que estaba pescando en un desprendimiento de tierra, y que se despertó a 100 metros de la costa. Estaba ciertamente desmayado e incluso aquí la boquilla en la boca durante el ascenso le salvó la vida.
La liberación de aire es automática si se realiza a pocos centímetros de la superficie y, por el contrario, no requiere ningún esfuerzo adicional. Lo importante también es posicionar bien la boquilla, no lateralmente, sino posteriormente, con el tubo bloqueado a 3-4 centímetros de longitud gracias a la hebilla de la máscara.
Es esencial distinguir entre apnea pura y pesca submarina, la diferencia es grande y la enseñanza no puede ser la misma. Está claro que al practicar apnea pura, el tubo respirador puede ser una molestia por varias razones, pero también sabemos que siempre hay ayuda en superficie cuando se realiza el entrenamiento. Este no es el caso de la pesca submarina. Es impensable imaginar por un momento regresar a la superficie, entre otras cosas, con la cabeza hacia atrás con la esperanza de que, en caso de desmayo, el cuerpo permanezca a flote sobre su estómago. En mi opinión es imposible. La posición natural del cuerpo si pierde los sentidos debido al síncope es la del estómago, y en ese caso la boquilla en la boca puede salvarle la vida.
Puedo confirmar que Josè Amengual siempre ha pescado con la boquilla en la boca durante descenso y ascenso y, sinceramente, todos los atletas y campeones que conozco utilizan la misma técnica».

Giacomo De Mola – Título Master de Palma 2019 y 2020 y actual campeón del equipo euroafricano

Giacomo De Mola sube con la cara hacia arriba y la boquilla en la boca

«Yo personalmente uso el tubo durante la inmersión. Creo que si el pescador es víctima de un síncope en la superficie, su compañero o barquero no lo verá ni en una situación extrema en la que esté en el agua. (No es recomendable pero sucede) Con la boquilla en la boca tiene la posibilidad, aunque remota, de comenzar a respirar de nuevo, de forma autónoma y tener las vías respiratorias en contacto con el aire.

En tales situaciones, sin el tubo respirador (lo comento por experiencia propia, pude salvar a varios amigos sincopados) el buzo se encuentra boca abajo en la superficie del mar y, sin ayuda permanecería en esta posición y se ahogaría.
Todo esto, siempre que la boquilla se vacíe en los últimos 10-20 centímetros, antes de que el agua salga al revés, como si mirara al cielo y al mismo tiempo vaciara sin esfuerzo la boquilla del agua. Entonces, en esta posición, no tendremos que expulsar la columna de agua verticalmente dentro del tubo respirador, lo que podría causar síncope en situaciones extremas. Esta técnica, si se convierte en un hábito, en mi opinión podría salvarnos en situaciones extremas».

Daniel Gospic – Campeón del mundo y 2 veces campeón de África Euro

 

Daniel Gospic y Oscar Cervantes ganadores de la Semana Master 2020 por marcas – Ambos sostienen el snorkel cuesta arriba

«El 99% de mis inmersiones son con la boquilla en la boca. En realidad, me la quito bajando, porque me parece extraño pescar con la boquilla a la hora de observar una guarida, pero luego, cuando regreso, me la pongo de nuevo en la boca. Hay dos razones por las que lo hago». Una por simple practicidad y efectividad de la captura, porque cuando regreso ya estoy en una posición delantera con mi cara y puedo continuar escudriñando el fondo marino sin interrupciones. Un segundo elemento, fundamental para todos los pescadores en apnea es la seguridad.
Cuando vuelvo a emerger, puede existir una gran diferencia si perdemos el conocimiento.
En ese momento, si hemos vaciado la boquilla de agua unas pocas decenas de cm antes de la superficie, y sin ningún esfuerzo, todavía estaremos en la superficie en posición horizontal, boca abajo. En caso de desmayo, en algunas ocasiones podremos reanudar automáticamente la respiración sin obstrucciones gracias a la boquilla vacía de agua. Yo mismo he oído hablar de un pescador y en una apnea que, sosteniendo la boquilla en su boca, se desmayó por el síncope, fue encontrado varios minutos después a 100 metros de su bote.
El tubo siempre sirve como la protección que separa los pulmones del agua del mar. Incluso si sales del agua con un mar agitado, o debido a la simple ola que puede venir del bote de apoyo, no tener la boquilla en su lugar determina la posibilidad de que tu boca se inunde de agua de la misma ola, justo en el momento más crítico que en el que estamos recuperando después de una inmersión profunda.
Me coloco voluntariamente en los últimos centímetros del ascenso con mi cuerpo parcialmente horizontal para encontrarme en la posición más correcta y segura. Creo en esta solución de seguridad de la boquilla en la boca, que difiere de las prácticas de apnea pura, donde siempre tienes ayuda en superficie y siempre subes y bajas verticalmente.
Si pescas te mueves horizontalmente bajo el agua, por lo que incluso es posible que el compañero de pesca no pueda verte en superficie”.

Stefano Bellani – Campeón mundial y euroafricano

Stefano Bellani risale con il boccaglio in bocca

«Mi máximo respeto a organizaciones como Apnea Academy (y otras escuelas) que ha creado una verdadera enseñanza en la apnea y en la seguridad en el mar.
Ha hecho un trabajo extraordinario para la seguridad de quienes disfrutamos el mar.
Sin embargo, estoy convencido que existen diferencias importantes entre la apnea pura y la pesca submarina que requieren diferenciar la enseñanza en algunos aspectos para proteger a aquellos que se entrenaron para ser apneístas, pero que posteriormente se convirtieron en pescadores submarinos, o incluso en instructores de pesca submarina.
Lo que debe destacarse es la diferencia entre la apnea pura y la pesca submarina.
En la primera, el rendimiento a menudo se lleva al límite y, sobre todo, con uno o más compañeros esperando en la superficie. La boquilla se retira de la correa de la máscara para que sea más hidrodinámica, y el objetivo es un rendimiento 100% en aguas profundas.
En la pesca submarina sería importante tener al menos dos, y en cualquier caso esto funciona pescando alternativamente con un solo fusil, e incluso en ese caso, en inmersiones profundas.
A menudo me pasaba con agua turbia, no veía ascender a mi compañero de pesca porque se había movido horizontalmente al realizar una acción de pesca submarina.
Entre otras cosas, sabemos que desafortunadamente el pescador submarino es un solitario y, por lo tanto, en caso de síncope en la superficie, nadie podrá ayudarle.
En este punto, alcanzar el último metro con la boquilla en la boca y la cara totalmente hacia arriba, exhalando ligeramente, con el tubo que estará hacia abajo y luego prácticamente se vaciará sin requerir ningún esfuerzo, nos permitirá encontrarnos con la cabeza fuera del agua, el tubo se habrá vaciado y la posibilidad de respirar de inmediato para recuperar el aire. Con la exhalación ya realizada, ganaremos 1 o 2 segundos. A esto se agregará el punto clave: la boquilla como línea de vida en caso de síncope.
Para mí está claro que en inmersiones profundas, donde obviamente existe un mayor riesgo de síncope, es positivo según mi experiencia, regresar a la superficie con la boquilla en la boca. Tendremos la oportunidad de salvarnos incluso después, pese a perder la conciencia.
De hecho, el cerebro, después de un tiempo que varía 10 segundos en adelante, estimulará el reinicio de la respiración incluso si el sujeto aún está inconsciente.
Conozco a varias personas que se han salvado de esta manera. Un amigo mío en particular hace años se salvó de esta manera, incluso recuperándose varios minutos después de desmayarse, y encontrándose en medio del mar lejos del bote anclado.
Había perdido el conocimiento, pero la boquilla vacía de agua en ascenso le había permitido respirar nuevamente un poco más tarde, aún desmayado, y recuperar el sentido nuevamente minutos más tarde.
También tuve compañeros de pesca que volvieron a la superficie aparentemente en buenas condiciones y después de algunas respiraciones se desvanecieron de repente. Si hubiesen estado solos se habrían ahogado, pero si hubiesen mantenido la boquilla en la boca, aún solos, probablemente hubiesen flotado y habrían sido encontrados más tarde.
Está claro que mantener la boquilla en la boca puede ayudar en aquellos casos en los que el pescador submarino llegó a la superficie y pudo respirar.
Por tanto, si esta técnica sirviera para salvar una sola vida, justificaría el compromiso de aprender a practicarla.
Esta es la opinión que me gustaría transmitir y, ciertamente profundizaré en el servicio dedicado exclusivamente a la seguridad que siempre defenderé en las páginas de Apneapassion.com »

Oscar Cervantes – Actual campeón euroafricano y 3 victorias en el Master de Palma

Oscar Cervantes European Champion 2019

Apneapassion: Ha habido experimentos científicos médicos que parecen demostrar que la posición boca abajo es estadísticamente la posición más frecuente en el caso de síncope del pescador submarino. ¿Alguna vez te has desmayado?

Oscar Cervantes: Me pasó a mí y también he visto a personas que pasaban por la misma situación.

AP: En su opinión, ¿cuál sería la posición del cuerpo en ese desafortunado evento?

OC: cuerpo rígido y mentón hacia abajo.

AP: Todos estamos de acuerdo en que el síncope que acontece al pescador ocurre cerca de la superficie y, en la mayoría de los casos, incluso varios segundos después de permanecer en la superficie.
Obviamente, la pesca en parejas (verificación constante de acompañante) con un solo fusil es la única precaución que puede brindar altas posibilidades de éxito en la operación de rescate. Sin embargo, en el caso de que uno pueda encontrarse flotando inconsciente después de un síncope, parece haber numerosos testimonios de personas que han despertado con su propia respiración al utilizar la boquilla, a veces incluso a cierta distancia de donde ocurrió el síncope. Como sabes, después de un tiempo que puede oscilar entre unos segundos y un minuto después del paro respiratorio, el estímulo para respirar se reanuda incluso si nos desmayamos. ¿Qué pensarías si no tuvieras una boquilla en la boca en ese momento?

OC: Creo que es mejor mantener la boquilla en la boca, y de hecho siempre la prefiero. Creo que también es una buena solución para la seguridad.

AP: Además de usted, entrevistamos a otros campeones que usan MGR. Gabriele Delbene, quien intentó describir y enseñar esta práctica. Afirma haber comprobado que en 1989 la boquilla en la boca pudo salvarle la vida. Esto sucedió después de escuchar la historia de un conocido apneísta que, desmayado después de un síncope, despertó respirando con la boquilla a más de 100 metros de donde había salido.
¿Alguna vez has escuchado la historia de alguien que se ha despertado de su síncope solitario con la boquilla en la boca?

OC: Sí, varias veces y en particular de un compañero de pesca mío que un día fue a pescar solo y se despertó unos 25 minutos después del síncope a 500 metros del bote.

AP: Imaginemos por un momento poder insertar el MGR en la didáctica del pesca-sub, o poder enseñarle al estudiante como posicionarse con el vientre hacia arriba cuando, entre otras cosas, la mente está borrosa. En su opinión, cuál de estas dos situaciones garantizaría más seguridad estudiantil?

OC: Siempre recomiendo llevar la boquilla en la boca, es mucho más segura y cómoda.

Riccardo Molteni – Campeón mundial por equipos y campeón italiano

Riccardo Molteni tecnica di risalita con boccaglio

«Declaro que no soy médico y, por lo tanto, mis indicaciones son puramente fruto de mi experiencia. Ciertamente no pretendo afirmar cosas que son necesariamente las más correctas».

Personalmente tuve un solo incidente de síncope por hipoxia cuando tenía 19 años y la inexperiencia combinada con el frenesí me llevó a disparar a un pez y luego luchar para sacarlo de una guarida. Fui demasiado osado y subiendo me dijeron que me desmayé y volví al fondo. Mi compañero de pesca me recuperó, me ató la cuerda en la muñeca, arriesgando hasta el punto de sufrir un síncope. Luego, con un poco de suerte, ambos nos salvamos.
Además de este episodio, recuerdo al menos 12 ocasiones en las que mis compañeros de pesca entraron en síncope y tuve que salvarlos. De estos, 3 ni siquiera habían regresado a la superficie y, como yo a los 19, se hundieron verticalmente. Los otros 9 han llegado a la superficie, y todos cuando se desmayan han asumido la posición de flotar en la superficie con el banco debajo y la cara en el agua. Está claro que si se hubiera dejado solo en estas condiciones y sin una boquilla en la boca, la situación habría resultado en una tragedia, con ahogamiento.

Tengo un amigo pescador de apnea que ha tenido 3 o 4 síncopas en su carrera. En particular, me contó sobre una ocasión en la que estaba pescando solo y debe haberse desmayado en la superficie. Bueno, se encontró a más de 150 metros del pedagno, sin rifle, en posición boca abajo. Había comenzado a respirar nuevamente después de desmayarse gracias al hecho de que tenía la boquilla en la boca. Esta experiencia ciertamente confirma la importancia en algunas situaciones críticas de mantener la boquilla en la boca. Si no fuera así, mi amigo habría respirado agua y seguramente se habría ahogado.

Soy instructor de FIPSAS e ISDA, conocimiento importante con el que enseño cursos a varios estudiantes.
Personalmente enfrentado al uso de la boquilla durante mis lecciones, presento las «razones» de ambas opciones, con y sin boquilla.
Sin embargo, el primero es el que aplico y sobre el que no tengo dudas, ya que probé ambos métodos en mi experiencia personal.

La Maniobra de Ascenso Global (MAG) se ha aplicado automáticamente durante mucho tiempo en ambas fases:
1: recuperación del aire de la máscara y
2: manteniendo la boquilla en la boca y vaciando cerca de la superficie.
Incluso el ascenso con la glotis abierta, especialmente en inmersiones profundas y al comienzo de la temporada, cuando el entrenamiento aún no está en su punto máximo, permite, en mi opinión, evitar el riesgo de hemoptisis, es decir, baro-traumas de micro pulmón.
Finalmente, debo decir que al realizar la compensación «manos libres», la boquilla en la boca también ayuda en este sentido al promover la movilización de la mandíbula «.

Todas las muestras en un video

Para «tocar con la mano» cómo los mejores campeones internacionales de pesca submarina de ayer y de hoy utilizan la técnica de ascenso con el tubo en la boca, queríamos crear un video corto que mostrara a los distintos campeones en los últimos momentos del ascenso, con boquilla en la boca y liberación del aire con el vaciado de la boquilla a unas pocas decenas de centímetros de la superficie. Gracias a Reivax Films y a Apnea Service de Stefano Tovaglieri por algunas de las imágenes de este video.