Inglés Italiano

(de Massimo De Pascalis)

Introducción

Después de días de esperar que el agua estuviera lo suficientemente clara para poder probar el Picasso Cobra Roller Light 75, finalmente encontré las condiciones adecuadas. Las condiciones meteorológicas eran excelentes, el mar con un pequeño oleaje que hace que la navegación sea desagradable para los numerosos navegantes «domingueros» y una ligera corriente del Nordeste que limpia el agua de impurezas vertidas por los numerosos ríos que alimentan el Adriático Central.

Primer análisis

Desde un primer contacto realizado fuera del agua, el Picasso Cobra Roller Light 75 revela un agarre extremadamente cómodo y correcto, su inclinación moderada (60°) lo hace ideal para la técnica de acecho, donde es necesario proceder con el brazo lo más al revés posible. La línea de liberación es extremadamente curvada y esto facilita la recolección de la línea que de otro modo podría desprenderse. Entre otras cosas, el proyecto prevé que al desmontar el castillo de la empuñadura es posible colocarlo en el lado opuesto.

En agua

Entro al agua, me alejo de la costa con el fusil descargado y una vez alcanzo la distancia de seguridad intento cargar el Picasso Cobra Roller Light 75. Noto que el fusil tiene el primer gancho pretensado inferior en mi opinión demasiado cerca de el cabezal y las manos entran con dificultad, lo que me dificulta agarrar las gomas. Los tetones de varilla también son extremadamente pequeños y no facilitan la operación y resulta que pierdo el dinema de ellos; creo que es el precio a pagar por tener una varilla muy hidrodinámica.
Tras cagar el fusil, el tubo y las gomas quedan en tal posición que genera un perfil extremadamente compacto y delgado. Esto indica un excelente pivote en movimientos horizontales y verticales.
Una vez que estoy listo para entrar en acción, noto una sensación de pesadez que no me abandona durante todo el tiempo de la captura y pasados ​​unos diez minutos me asalta una desagradable sensación de cansancio. Intento soltarlo para tener una percepción real de su flotabilidad negativa y filmo la velocidad con la que llega al fondo, lo que evidentemente denota que un simple Roller de longitud 75 no lo puede evitar sin soluciones técnicas avanzadas, y eso es muy negativo.

El tiro

Decido realizar una prueba de tiro sobre un trozo de fibra de vidrio que encontré en el fondo que, además de ser un buen blanco, también será una oportunidad para traerlo de regreso a tierra para poder tirarlo y hacer un pequeño aporte a la limpieza del mar. Por lo tanto, coloco el objetivo a tres veces la distancia del Picasso Cobra Roller Light 75, que es de 125 cm en total, incluido el mango y el cabezal, es decir, a 3,75 metros. Al balancear el eje, el tiro es perfecto, preciso y potente como se puede ver en el video, y las dos poleas equipadas con rodamientos de bolas hacen que el tiro sea muy silencioso.
El mecanismo de desbloqueo es ligero, el clic a la presión de los dedos es fluido, sin tropiezos, y el desbloqueo del nylon no lo afecta y no afecta en modo alguno incluso al correcto posicionamiento de la varilla en la guía.

Conclusiones

Por mi experiencia puedo decir que el Picasso Cobra Roller Light 75 es un producto excelente, pero que su flotabilidad negativa en el agua lo convierte en un fusil apto solo para aquellos que no tienen que estar constantemente enfocados en tiros rápidos como puede ser un pescador submarino che usa la técnica del acecho. Ciertamente la ténica de la espera es la más adecuada para este fusil.